LA SOLIDARIDAD MARCA LA DIFERENCIA

Como en años anteriores, en la pasada Navidad familias y amigos de nuestros residentes hacen alago de su solidaridad compartiendo con nosotros deliciosos presentes que tanto usuarios como trabajadores han podido degustar, como dice el refrán “a nadie le amarga un dulce”, este año además de licores, rosquillas, mantecados, patés etc los residentes pueden paladear un rico jamón ofrecido por los padres de nuestro residente José María, ¡cómo nos estamos poniendo!.

La cosa no queda aquí, y el viernes a mediodía los residentes fueron invitados a almorzar en el Burguer King de la localidad como refuerzo al trabajo realizado durante la semana en los diferentes talleres organizados. Gracias compañer@s por ésta y otras tantas ocasiones en que habéis sido solidarios.