HAWAI BOMBAY SON DOS PARAISOS … QUE A VECES YO ME MONTO EN MI CENTRO ….

HAWAI BOMBAY SON DOS PARAISOS … QUE A VECES YO ME MONTO EN MI CENTRO ….

A pesar de la situación en la que estamos viviendo, no podemos olvidar que estamos en verano y en época de vacaciones … y nada mejor para recordarlo que organizar una gran fiesta Hawaiana en el Centro y disfrutar todos los compañeros y compañeras juntos. Bebimos mojitos (eso si, sin alcohol) y bailamos ritmos tropicales … nos lo pasamos genial !!!

NO PODEMOS BAJAR LA GUARDIA

NO PODEMOS BAJAR LA GUARDIA

En la Residencia Entrepinares del Mercadillo no bajamos la guardia porque somos conscientes de que esto aún no ha terminado. Todos los trabajadores/as del Centro lo tenemos claro y por ello actuamos en consecuencia con todas las medidas de seguridad y con el cumplimiento de todos los protocolos sanitarios establecidos. Pero también es muy importante que nuestros chicos y chicas sean conscientes de la situación. Para ello hemos vuelto a realizar una serie de charlas de concienciación, en las que mediante un lenguaje adaptado a las capacidades de cada uno de ellos, intentamos explicarles que el virus aún sigue ahí fuera.

POR FIN LLEGÓ EL MOMENTO

POR FIN LLEGÓ EL MOMENTO

Tras la publicación el pasado 28 de Mayo por parte de la Consejeria de Salud y Familias de las normas que han de regir para las visitas de los familiares a los Centros, en Entrepinares del Mercadillo no hemos querido esperar hasta el último momento y hemos estado trabajando en las semanas previas en la elaboración y mejora del protocolo para que todo discurra sin problemas.

Tras la cita previa para solicitar la visita, una vez en el Centro el familiar, tras pasar el control de temperatura (si es igual o superior a 37 grados habría que suspender la visita), ha de cumplimentar una declaración responsable indicando que en los 14 días previos a la visita no ha tenido síntomas del COVID-19 y que no ha tenido contacto con ninguna persona sospechosa de tener dicha enfermedad. Una vez realizado este trámite previo, se dota al familiar de calzas, gorro para el pelo, bata deshechable, mascarilla, pantalla y desinfección de manos con gel hidro alcohólico. Acabada esta fase previa, llega el gran momento. Pasamos a una sala de visitas previamente desinfectada (al igual que entre visita y visita) y de la que se ha retirado todo el mobiliario y objetos innecesarios. La sala tiene ventilación natural y un baño privado. Una vez allí se produce el esperado reencuentro entre nuestros residentes y sus familiares.

Aunque ahora viene la parte más dura, el encuentro está limitado a una hora, sólo a un familiar (debiendo siempre ser el mismo el que acuda en cada visita) y sin contacto físico. Esperamos que esto último sea temporal y que esté permitido cuanto antes, ya que todos estamos viviendo esta situación con una gran carencia de abrazos y besos. Las sensaciones se mezclan, por un lado la alegría por el reencuentro y por otro la tristeza por no poder abrazarse. Aunque la distancia se ha intentado hacer llevadera gracias a las videollamadas, se nota una gran carga emocional en estos encuentros que hacen que se nos salte más de una lágrima.

Ya queda un día menos para volver a nuestra vida. Lo estamos consiguiendo.

AGRADECIMIENTO AL BAR EL ENCUENTRO DE CAMBIL

AGRADECIMIENTO AL BAR EL ENCUENTRO DE CAMBIL

En los pequeños detalles está la grandeza de las cosas. En estos momentos complicados que estamos viviendo todos, nuestras amigas del Bar El Encuentro de Cambil, han querido tener un bonito detalle con todos los residentes de Entrepinares del Mercadillo, y de manera totalmente altruísta y desinteresada, nos han invitado a cenar hamburguesas con patatas fritas a todos nuestros chicos y chicas y a los trabajadores/as del Centro. Desde el Centro queremos dar las gracias de todo corazón por este bonito gesto.